Priorat

Las características geológicas, terrenos calcáreos, licorelles (pizarras oxidadas) y graníticos, así como las condiciones extremas de temperatura (veranos calurosos e inviernos fríos) son factores que favorecen el cultivo de la oliva y, además, conceden a los aceites del Priorat unas características organolépticas propias y diferenciadas.